Colección basada en el libro Teoría del insulto en asturiano
En tiempos de ruido y griterío, dignifiquemos el insulto.
Hay que insultarse con cariño… y con conocimiento de causa.
“Las palabras quedan cuando los hombres se van y, a veces, la nostalgia de las palabras que faltan es lo que constituye el silencio. La eternidad es una palabra hueca, un grito al vacío, por eso la vida quiere quedarse un poco más, como dormida, en el eco de algunas voces perdidas en el desierto.
La vida se hace la remolona en las coplas anónimas, se viste de domingo en las declaraciones programáticas, se sacraliza en los mensajes urbi et orbi, se dulcifica en las promesas de amor, se prostituye en los halagos mercenarios, se frivoliza en los rumores y se enfada, se irrita, se cabrea, en el insulto, el improperio, en el taco, en la injuria, en el agravio, en la insolencia. Los insultos son las palabras límite, las últimas palabras”. Extracto del libro Teoría del insulto en Asturiano.

SELECCIONE SU TALLA