Hoy fue el último día de Cova en Balbino.

Se incorporó como gerente en marzo de 2021.

Debutó en un viaje que hicimos para buscar telas por España y Portugal. A nosotros nos extrañó que a ella no le extrañaran los usos y costumbres de Balbino -somos un poco frikis cuando estamos en la sede y también cuando viajamos. Gente constante-, pero luego, con el tiempo, descubrimos que era otra de sus virtudes: la de adaptarse rápidamente a todo.

Además de las aptitudes profesionales que venían en su CV -todas de acuerdo a lo prometido- podemos añadir cuatro más que podrían parecer menores pero que no lo son, ni mucho menos:

-Es una gran pastora de ovejas. Las dirige con pasión y con decisión, llegando incluso a lograr que posen con gesto de alegría.
-Tiene una capacidad innata para sacar temas de conversación en los viajes largos en coche. (respetaremos la privacidad del contenido de los mismos).
-Es capaz de ver una tara en una zapatilla a más de un kilómetro de distancia. A veces no habían salido de la fábrica y ella ya la había identificado.
-Nunca habíamos visto un Dropbox así de ordenado. Para entrar a vivir

En este tiempo nos ha ayudado a crecer y a sacar adelante muchos de los proyectos que teníamos en marcha.

Cova emprende ahora nuevos proyectos personales y profesionales.

Deja una empresa mejor que la que se encontró. Más ordenada. Más divertida. No son excluyentes.

Gracias por tu trabajo, profesionalidad y dedicación. Formas parte de la historia de Balbino.

¡Buena suerte, Cova!

 

P.S: así presentábamos a Cova en nuestra web

COVADONGA. BUSCÁBAMOS UNA AGUJA EN UN PAJAR Y LA ENCONTRAMOS. ES EL MOTOR Y EL ORDEN DE BALBINO. TAMBIÉN LA SENSATEZ. TODAVÍA NO SE LE HA QUITADO EL SUSTO DE LO QUE SE ENCONTRÓ AL LLEGAR. ATERRIZÓ EN MARZO DE 2021. Y LA EMPRESA PARECE OTRA. BÁSICAMENTE, PARECE UNA EMPRESA.